El Asesino A Sueldo 2

Ir abajo

El Asesino A Sueldo 2

Mensaje  Fati Mercury el Miér Oct 30, 2013 4:06 am

Después del primer encuentro, empieza un acoso curioso sin poder hacer nada al respecto...


Estaba muy impresionada, no pude volver a dormir en toda la noche de solo pensar en lo que había ocurrido. Tenía que proteger a Henry con mi silencio, de lo contrario Freddie lo mataría; y no conforme con eso, ahora era acosada por un asesino a sueldo.


A la mañana siguiente revisé la información contenida en el sobre, tal como lo predijo Freddie, no proporcionaba pista alguna sobre su identidad. Me arreglé y me dirigí a la agencia, y como me lo esperaba; una vez entré a la oficina, Henry me dio la noticia del asesinato de anoche.


-Fátima, el asesino ha vuelto a atacar. Ahora mató a Louis Thompson –decía Henry entregándome un sobre con las fotografías que habían realizado los forenses y el ejemplar del diario matutino en el que se hubo publicado- En su propia residencia, con el cuello rebanado. Esto es cada vez más serio, hay que actuar rápido y detenerlo cuanto antes. Como desearía tener un retrato, un nombre ¡lo que sea!-terminó golpeando el escritorio a puño cerrado.


- Si, mi amigo pero para eso hay que ponernos manos a la obra… ¿Por qué no seguimos buscando? Ya debimos de haber empezado-le dije, sentándome frente al escritorio.


Después de un largo día, buscando información. Ambos quedamos exhaustos, por lo que partimos de la oficina casi al mismo tiempo, aquella tarea de recolectar información se volvió nuestra rutina diaria, intercalada por lo que nos informaran los forenses al recuperar los cadáveres y los funerales de las víctimas.


Una noche, Henry y yo salimos hasta la calle, ya nos habíamos despedido previamente, así que empezaba mi camino a casa a partir de ese punto.


¡Espera! –dijo en voz alta mientras encendía el motor de su auto- ¿Quieres que te lleve a tu casa?


-No, gracias. Estoy algo tensa, quizá una caminata nocturna me ayude.


-Está bien, ten cuidado. Nos vemos mañana.


-Hasta mañana-le respondí con una sonrisa forzada.


A decir verdad, no me encontraba de buen humor, el acoso por parte de Freddie me tenía con los nervios de punta. No fue hasta minutos después de que mi amigo se fuera, que recordé la posibilidad de que Freddie se aprovechase de que yo estuviera en la calle a altas horas, completamente sola para encontrarse conmigo. Podría sorprenderme al final de la calle, o en la esquina siguiente. Como si no fuera suficiente que entre a mi casa a su placer… ¡Debí haber aceptado la propuesta de Henry! Pero aun podía evitar esa situación incómoda tomando un taxi.


A pocos metros visualicé uno estacionado, al acercarme no pude distinguir el rostro del conductor, quería evitar cualquier sorpresa por parte de Freddie, ahorrarme el quizá verlo al volante cuando apenas entre al vehículo. Por lo que seguí mi camino, hasta ver otro cuyo conductor visualicé fácil y claramente, subí y una vez dada la dirección de mi destino, suspiré aliviada, tranquila de no tener que pensar en ver al menos por esa noche a ese tipo.


-Buenas noches…- me dijo el hombre sentado a mi lado.


-Buenas no… ¡Maldita sea, tenias que ser tu!-exclamé en cuanto reconocí a Freddie.


-No pareces nada contenta de verme ¿Qué sucede?


-Nada, eso no te concierne.-le contesté con el entrecejo fruncido.


-Claro que sí. Ahora estas pensando algo como “Debí haber aceptado que Henry me llevara a casa” ¿Me equivoco?


-Me voy a bajar aquí, adiós.


-Si le das la señal al chófer de detenerse…-me dijo tomándome del brazo-…y te bajas, yo también lo haré.


-Eres insoportable.


-Te tengo demasiada paciencia, si ya me hubieras hecho enojar, el próximo funeral al que asistirías sería al de tu amigo.


-No lo harías, dijiste que estaría a salvo si yo aceptaba ser… ¡ya sabes!


-Dilo.


-¡No!


-Dilo- repitió en un susurro en mí oído a la vez que me agarraba por la cintura.


-Ser tuya… ¡Ya suéltame!-le grité empujándolo hacia atrás- es tu palabra Freddie.


-Bueno, es verdad…Solo estaba jugando. Si me hicieras enojar, me descargaría de una mejor forma- me dijo antes de hacer un mohín lascivo.


-Si es que quieres unas cuantas balas en el cráneo.


-Así me gusta que te pongas…


-¡Deja de sonreír de esa forma!


-Disculpen, pero veo que están discutiendo mucho- interrumpió el conductor.


-Lamento las molestias, ya guardaremos silencio ¿Verdad?


-Si supiera cómo este hombre me molesta…-dije con el rostro entre las manos.


-Tranquilos, ¿Son amigos?


-No precisamente.  


-¡Claro que no!-exclamé.


-Permítanme adivinar…Mmm… ¿pareja?


-¡¿Cómo lo supo?!-  exclamó Freddie con una sonrisa burlona.


-Bien, aquí está bien, esta es la calle. Gracias.- dije al reconocer mi casa, pagando y saliendo lo más rápido que pude.


-Adiós, cariño- me dijo mi acosador.


 

No miré atrás en ningún momento, hasta haber entrado a mi casa y cerrado la puerta tras de mí. Pensé que me seguiría, pero al mirar por la ventana, me di cuenta de que no lo hizo. Tal vez entendió que necesitaba un respiro.


Continuará...
avatar
Fati Mercury
spread your wings
spread your wings

Cantidad de envíos : 42
Edad : 23
Fecha de inscripción : 08/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.