Tienes mi Alma-capitulo 3 Final (Roger Taylor)

Ir abajo

Tienes mi Alma-capitulo 3 Final (Roger Taylor)

Mensaje  Ness Taylor el Dom Mar 17, 2013 12:29 am

Hola, gente! Al fin termine de subir el capitulo final. Espero que lo disfruten, saludos.


Roger se despertó al sentir el reloj sonar, con una melodía chirriante que te hacia castañear los dientes. Aunque el pobre aparato había sido arrojado a la pared violentamente, aun cumplía con su función.
El joven se apuro a apagarlo para no despertar a John y comerse una de sus rabietas matutinas. Tomo sus zapatillas y salio del cuarto.
Estaba emocionado e impaciente y a los brincos se calzo las "fiorucci" en el pasillo. Llego hasta la puerta de su cuarto y la empujo con cuidado.


Lilian escucho las bisagras de la puerta y abrió sus ojos unos pocos milímetros, para ver entre las pestañas a una figura hacercandose.
Una mano cálida le recorrió el brazo, apenas rozándola.


Roger se acunclillo a un lado de la cama quedando enfrente de Lilian y con cuidado le acomodo un mechón de cabello detrás de la oreja.
-¡¿Que haces, Roger?!- exclamo de pronto la joven abriendo exageradamente los ojos castaños.
El baterista pego un grito ahogado y se tiro hacia atrás chocando contra la pared. Lily se echo a reír mientras a Roger se le enrojecían las mejillas.
-... yo... yo solo- trato de explicarse él- lo siento, solo quería ver si te encontrabas bien... bueno, te espero en el living.
Luego, rojo como un tomate, se escabullo fuera de la habitación y la puerta se serró. Lily se sentó en el borde de la cama y sin darse cuenta se acaricio con los dedos el brazo, en el lugar donde la palma de Roger la había tocado.

Ya cambiada se reunió con el baterista, quien la llevo al comedor del hotel a desayunar. Pidieron el tradicional pan Francés con mermelada y te.
-¿Y cual es la sorpresa que querías mostrarme?- hablo Lilian dejando su taza bacía a un lado.
-Aun no puedo revelartela- contesto simplemente Roger, para luego levantarse de su asiento- vamos te acompaño a tu hotel.
-Ah... sí, gracias...
Atravesaron la habitación esquivando las mesas, dirigiéndose a la recepción. Cuando un hombre les serró el paso.
-¿ Quería verme, señor Taylor?
-Sí, Roberth...Lily ¿ podrías esperarme en la entrada?- dijo rápidamente Roger.
-Claro, te espero- contesto ella entrando en la recepción, llego hasta la entrada principal y se detuvo. Vio unos cuantos fotógrafos dando vueltas y se giro para contemplar el comedor.
Roberth le entrego una especie de tarjeta a Roger, quien se la guardo en los vaqueros y el sombrero que llevaba puesto. A continuación, el baterista entro en el salón recepción colocándose el sombrero negro y ocultando su cabello en el interior de este.
-¿Eso es tú gran disfraz?- se mofó Lilian.
Roger le sonrió y la agarro del brazo, salieron a la calle simulando ser otra pareja más que visitaba París. Los fotógrafos ni los miraron. Bajaron varias calles hablando y riendo hasta que dieron con un pequeño hostal color rosa desgastado. Ingresaron al diminuto recibidor y subieron por la escalera de caracol situada a un costado.
-Esta es mi "suite", la comparto con una compañera...- explico Lilian tocando la puerta.
Al tercer golpe el picaporte giro y una chica pelirroja apareció en el umbral.
-¡Lilsy! aquí estas, ya estaba pensando que te había pasado algo...- la chica se percato de la presencia de Roger, quien alzo la mano en son de saludo-h~hola.. c~creo que iré a dentro... -se fue roja como su cabello.
Lily se giro hacia Roger.
-Buuueno, ¿vas a quedarte?
-No puedo, lo siento, tengo el ultimo ensayo- murmuro él. Ella torció la boca y miro el piso- Oye, no te desanimes, que te he traído aquí solo para que te arregles y te pongas aun más guapa.
Roger extrajo de su bolsillo la tarjeta y se la entrego a Lilian. Esta sofoco un grito y se arrojo al cuello del baterista. La ficha era de un color gris pálido, en el centro con unas letras grandes y doradas se leía: "Queen" y abajo: Concierto en París. pase exclusivo.
-Puedes quedarte a un costado del escenario o estar en primera fila, como quieras.
Después de agradecerle una y mil veces, Roger se marcho algo apurado. Lilian se sentó en la mesita de la cocina y su compañera de cuarto no tardo en aparecer, invadiéndola con preguntas.

...Nueve horas más tarde...
Lilian se encontraba en la parte trasera del auditorio, en una especie de patio interior. A su lado Brian May observaba las constelaciones en el cielo despejado.
-Así que Roger te dio un pase exclusivo- murmuro el guitarrista.
Lilian se alzo de hombros como respuesta y se acomodo las pulseras doradas que tenia en la muñeca.
-La verdad, nunca lo había visto de esta manera- siguió Brian, concentrado en sus estrellas- parece que le importas...
Lilian enrojeció y luego de unos segundos, Roger apareció por el pasillo. Vestía un pantalón rojo muy ajustado (que hizo tragar fuerte a Lilian) y una camisa negra sin abrochar.
-Estas hermosa, Liy- dijo él con una sonrisa.
-Gracias...
En ese momento apareció Selene, que llevaba un auricular en el oído y un anotador. Se dirigió directamente a los chicos haciendo caso omiso de reconocer a Lilian.
-Ya es hora muchachos, la sala esta llena y los están presentando.
Brian asintió y acompaño a la coordinadora al interior del recinto.
-Bueno, vamos, ya vas a ver, quedaras fascinada con nuestra música.
Luego, siguieron los pasos de Brian. En el pasillo gente iba y venia llevando cables y micrófonos. Entraron por una puerta ancha, adelante comenzaba el escenario y se escuchaba las voces de cientos de personas.
Freddie, Brian y John permanecían a un costado listos para dar su concierto. Roger le dedico otra radiante sonrisa a Lilian y fue a reunirse con su compañeros. Salieron todos juntos, Roger subió la plataforma y se sentó frente a su bateria plateada. Los reflectores se prendieron, mientras comenzaba la canción.
Lilian había escuchado que eran buenos, pero esta era demasiado. Aparte no podía separar los ojos de los movimientos de Roger. Las tres canciones pasaron y los chicos se tomaron un pequeño descanso mientras una banda telonera entretenía al publico.
-Dios... estoy nervioso, me chorrean las manos- dijo Roer mientras se las frotaba contra los pantalones.
- Yo creo que estuviste espectacular ¿porque te sientes así?- pregunto Lilian.
-No lo se, ya me había acostumbrado al publico...- respondió abatido- creo... creo que es por el echo de que alguien en particular me este observando.
-¿Quien?
-tú.
El publico volvió a aclamar por la banda principal y Roger se dio vuelta haciendo girar sus baquetas. Pero Lilian tiro de él antes de que pudiera pisar el escenario, se puso en puntas de pie y lo beso en los labios.


Roger serró los ojos aun atónito, sentía los labios de Lily tibios sobre los suyos y las pestañas de ella rozándole la mejilla. La rodeo con los brazos, estaba tan feliz que se olvido por completo de que él era baterista y de que su banda había empezado a tocar.
Selene se acerco a ellos echa una furia, agarro a Roger por la camisa y se lo arranco a Lilian de las manos, para luego empujarlo hacia la niebla que había surgido en la plataforma.
-Idiota- mascullo la coordinadora, y antes de irse le tiro a Lilian una mira de desprecio.
Lily ni le presto atención, sonreía de par en par escuchando como Roger comenzaba a tocar con una energía renovada.


La función termino con la reverencia de los cuatro músicos y enseguida Roger se encontraba rodeando a Lilian.
-¿Que tal si vamos a mi camerin?
Ella asintió dejándose llevar. Entraron al cuarto y la puerta se serró con llave.


-No te emociones- replicó Alice, la compañera de cuarto de Lilian- fue algo de una noche y nada más.
Lilian suspiró mientras seguía lavando los platos en el fregadero de su "departamento".
-Sí, tal vez es precisamente eso...
La joven suspiro, consiente de que esa era una posibilidad muy grande pero la puerta sonó, con tres golpecitos secos y de inmediato Lilian fue a abrir aun con las manos mojadas.
-Buenos Días, Lily- saludo Roger, quien sostenía en uno de sus brazos un gran ramo de lilas y tulipanes.
-Oh tal vez no- murmuró Alice sonriendo.

Como esas flores hubieron muchas, tantas que la misma Lilian olía a ellas. En el transcurso de una semana se habían vuelto muy unidos, razón por la cual Roger había convencido a sus compañeros de quedarse en Francia hasta que Lily terminara su curso.

Esa mañana, Roger había acompañado a Lililan a la universidad y ahora se encontraba regresando al hotel Vendome. No vio fotógrafos ya que se suponía que la banda Queen se encontraba en Inglaterra. Entro en la recepción y tomó un ascensor, que lo dejo en el piso 20 donde se encontraba la habitación cuatrocientos cincuenta y dos.
-Roggie, cariño, por fin estas aquí- exclamo Freddie, radiante de felicidad cuando el baterista entro por la puerta- a que no divinas de que nos acabamos de enterar.
Roger se sentó sobre la masa frente a Brian y John.
-¿Es algo bueno?- preguntó.
-Sí, pero no creo que te agrade tanto como cree Fred- respondió Brian.
-¡Nos han dado permiso para dar la gira por Japón!- reveló Freddie.
-¡¿Qué?!
-Ves John, yo tenia razón, me debes 20 euros- dijo Brian con satisfacción.
John resoplo mientras sacaba su billetera.
-¿Pero que ocurre, Roger?- pregunto Fred, tomando al baterista por los hombros- tú eras el que tenia una ganas locas de ir a tocar a Japón, deberias estar contento.
-Lo sé, pero y... ¿ Y Lilian?- murmuró Roger.
-¿Lilian?, cariño, ya sabias que iban a tener que separarte de ella, llevan vidas diferentes. Lily aun vive con sus padres y estudia y tú ¡Estas en medio de una gira!
-Pero...- quiso protestar Roger, pero Freddie lo interrumpió.
-¡¿Vas a tirar todo a la basura por una chica que conociste hace tan solo una semana?!


-No -dijo Lilian- pensándolo con claridad yo también haría respondido lo mismo.
Se encontraban uno en frente del otro, sentados en el piso de la habitación de Lilian. Luego de un largo silencio, ella volvió ha hablar.
-¿Cuando se van?
-Mañana...- contestó Roger.
¿Mañana, tan pronto? cuestiono en silencio Lilian, antes de llevarse las manos a los ojos, que comenzaban a escoserles.
Roger se acerco hacia ella y hundió el rostro en su cuello, cuando hablo su aliento cálido le hizo cosquillas a Lilian.
-¿Quieres ir ha tomar algo?
-No- murmuró ella aproximando sus labios al oído de él- es nuestra ultima noche juntos... Has que no me olvide de ella, Roger.
El baterista sonrió con amargura pera luego alzarla, colocandola sobre la cama y comenzar ha besarle el cuello.


Roger permanecía inmóvil mientras Lilian dormitaba sobre su pecho, no podía conciliar el sueño. Pasó con cuidado la mano sobre el cabello castaño de la muchacha.
-Roger...- suspiro esta, aun dormida.
El baterista bajo la mano lentamente y en ese momento se dio cuenta que no podría decirle adiós a esta chica. Despedirse seria muy doloroso y supo que no podría hacerlo.
Se deslizó de debajo de Lily con mucho cuidado y la tapo con las sabanas. Luego busco su ropa, que estaba desperdigada por toda la habitación, y algo con que escribir.


Los rayos de sol de la mañana entraron en el cuarto y uno roció los parpados de Lilian con luz cálida.
La joven se desperezo estirando los brezos y las piernas. Pero lo único que sintió fueron las suaves colchas. Abrió los ojos y miró a su alrededor, se encontraba sola en la habitación.
Se sentó en el borde de la cama y descubrió una nota en la almohada.
Lily:
Lo sé, soy un cobarde, no estaré ahí cuando despiertes. Me sentí incapaz de poder despedirme si veía algo de tristeza en tus ojos.
Me has echo demasiado feliz en muy poco tiempo.
Supongo que cuando leas esto yo ya estaré en el aeropuerto, te deseo un buen viaje cuando vuelvas a casa.
Siempre te recordare.
Tuyo, Roger.

Unas lagrimas silenciosa resbalaron por el rostro de Lilian. Había pensado que esto iba a ser mucho más fácil, que no dolería tanto.
-Lo amo- murmuró para sigo misma.
No podía permitir que se fuera o ella se iría con él, no la sabia. Lo único que comprendía era que verdaderamente lo amaba, como nunca la había echo.


En el segundo piso del aeropuerto internacional de París, se había armado revuelo. Un montón de fotógrafos y fans se encontraban apiñas contra el vidrio que separaba a los pasajeros de los que no lo eran.
Los cuatro integrantes de Queen esperaban su turno para entrar en el pequeño autobús que los llevaría a su avión.
Del otro lado del cristal una chica entro en el salón con la respiración agitada y en un instante estuvo parada frente al vidrio.
Roger llevaba gafas de sol, pero igualmente la mirada de Lilian lo atrapo. En ese momento sus tres compañeros atravesaron la entrada al exterior.
Lilian apoyo la mano sobre la pared transparente y sacudió la cabeza, negando. Roger dio un vacilante paso había adelante, hacia ella pero se detuvo.
La joven sintió un vació tan grande y devastador ,que la dejo aturdida, cuando su amado se giro y desapareció de su vida.


...Dos Meses Después...
Al otro extremo del océano, en una pequeña ciudad del sur, la misma muchacha leía un libro en la sala de estar de su casa.
-Lilian, deja eso y va ha bañarte que se nos hace tarde- ordeno su madre colando la cabeza por la puerta de la cocina.
-Ya voy, mamá.
Marco la pagina donde se había quedado y se encamino hacia las escaleras. Entró al baño, busco el tapón de corcho para la bañera y giró la canilla.
Observo el agua caer y se pregunto si ayudaría a aliviar la quemazón que sentía en el pecho. Al pensar en la causa del dolor, en Roger, los ojos se les llenaron de lagrimas, pero las seco con el dorso de la mano obligándose a mantener la compostura.
Salio del baño e ingreso en su habitación, en busca de algo de ropa, desasiéndose de la que tenia puesta y envolviéndole en una toalla.
Escucho la puerta de abajo abrirse y supuso que su prima había llegado. Era su cumpleaños e iban a llevarla a un parque de diversiones, tenia que apurarse.
Regreso al cuarto de baño y serró la puerta, dejo su ropa en la encimera y se dio vuelta para entrar en la tina. El problema era que ya había alguien en ella.

Roger sonrió al ver la expresión de Lilian.
-Párese como si hubieras visto un fantasma.
Ella parpadeo seguidamente, como si no se lo creyera.
-¿Que haces aquí?¿Como entraste?
-Vine ha buscarte- contestó Roger- y bueno, convencí a tú hermanita de que me dejara pasar...
Lilian no sabia como reaccionar, aun estaba enojada, pero al ver esos dos ojos como el cielo el dolor de su corazón se desvaneció.
-Te amo- declaró Roger con una sonrisa y los ojos humados.
Lilian se le arrojó a los brazos, entrando en la bañera y derramando el agua por el suelo. Se besaron estrechándose uno contra el otro, demostrándose cuanto se habían extrañado y sintiendo como su interior se completaba.
-Pensé que no te vería más, Roger- dijo ella cuando se separaron un poco- eres un idiota...
-Sí, la verdad, Tarde demasiado en darme cuenta que te amaba de verdad- tomó la mano de Lilian y se la apoyo en su pecho- no hay nada aquí si no estas tú, te volviste mi corazón, tienes mi alma.


.FIN.
avatar
Ness Taylor
all dead all dead
all dead all dead

Cantidad de envíos : 9
Edad : 21
Fecha de inscripción : 14/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tienes mi Alma-capitulo 3 Final (Roger Taylor)

Mensaje  Fati Mercury el Miér Mar 20, 2013 12:26 am

Que hermoso fanfic, me gustó mucho, casi me hace llorar T-T me encanta como escribes n_n saludos Ness.
avatar
Fati Mercury
spread your wings
spread your wings

Cantidad de envíos : 42
Edad : 23
Fecha de inscripción : 08/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.