Un Sueño (capitulo único)

Ir abajo

Un Sueño (capitulo único)

Mensaje  Ness Taylor el Sáb Dic 29, 2012 2:55 am

Publico este fic antes de irme de vacaciones. Lo hice al principio para unas amigas pero al final decidí subirlo al foro, espero que les guste.


Cuatro amigas caminaban por una calle de Londres en la hermosa Inglaterra . Habían terminado de rendir sus respectivos cursos en el primer año de universidad y para celebrarlo tomaron el primer tren de París a Londres que encontraron. La noche era cálida y de luna llena.
Todas tenían el cabello castaño y ropa de fiesta. Habían buscado un lindo pub donde tomaron algo, pero pronto se aburrieron del lugar y ahora se encontraban deambulando, mientras escuchaban "Crazy little thing called love" en un celular.
Elizabeth se paro clavando los tacos y miro a su alrededor.
-¿Donde estamos?
Las demás chicas hicieron lo mismo mientras Neslee sacaba un pequeño mapa de su bolsillo. Lo contemplo un rato, trazando con el dedo el recorrido realizado desde el pub.
-Según esto nos encontramos en Kensington...
Sus amigas se arrimaron para ver.
-estamos aquí- siguió Neslee- podríamos ir al par...- pero su hermana, Padme, la interrumpió gritando.
-¡Miren! ¡Es la casa de Freddie! ¡ A solo tres cuadras!- se saco los tacos y echo a correr- ¡Vamos!
Elizabeth, Neslee y Kate la siguieron. Bajaron una cuadra y cruzaron hacia la derecha.
En la cuarta manzana se irguió un muro enrejado. Las chicas se acercaron.
Padme emocionada comenzó a saltar tratando de ver algo.
-Pad, si quieres te ayudo- propuso Kate juntando las manos.
-Gracias...- murmuro mientras subía.
-¿Y?- quiso saber Elizabeth.
- Hay mucha gente...
-¿ Están grabando un vídeo?- pregunto Neslee.
-Parece mas bien una fiesta...
-Che, Pad, estas pesadita...- mascullo Kate, que se estaba poniendo un poco roja.
-¡JOHN!- grito Padme moviéndose frenéticamente, a lo que Kate perdió el equilibrio y las dos cayeron sobre Elizabeth y Neslee.
¡PAF! Las chicas quedaron desparramadas por el suelo, pero a padme no parecía importarle ya que repetía ~Era John, dios mio era John Deacon~.
Un chirrido de ruedas llego desde la calle llamándoles la atención. Se trataba de una limusina negra que se había estacionado en frente de la casa. La puerta del vehículo que deba a la vereda se abrió y de su interior surgió una joven, luego otra y otra, hasta que se formo una pequeña multitud.
Las chicas reían, se acomodaban el pelo y los vestidos de noche. Una muchacha salio del grupo corriendo y se acerco a Padme sosteniéndose la ropa.
-Amiga... ¿ podrías subirme el cierre?- dijo mientras se deba vuelta.
-si... claro.
Padme tomo algo temblorosa la hebilla y la subió. Kate, Elizabeth y Neslee se aproximaron, aun quejándose un poco por el golpe.
-¡hola! ¿vienen a la fiesta?- saludo la joven mientras se alisaba el pelo rubio- ¿De que grupo son? ¿Jaula suspendida?¿caño?¿Lucha?-
-emmm- mascullo Neslee.
-¿Que?¿No vinieron a trabajar?¿ Son invitadas?
-ya quisiéramos- se lamento Padme.
La muchacha las contemplo compadecida.
-les are un gran favor- dijo- sigan me.
Las cuatro se miraron con una sonrisa grabada en el rostro y se apuraron para alcansar a la chica rubia. En ese momento surgió un hombre de la limusina, serró la puerta con delicadeza y el automóvil se perdió calle arriba.
-¡ A ver mis niñas!- comenzó, hablando con una voz chillona y melosa- Hoy, es la noche de sus vidas, espero que todas den su mejor esfuerzo... Bueno, sera mejor que entremos- se encamino hacia una puerta en el paredón que las chicas no habían visto.
El hombre de la voz graciosa toco tres veces el timbre y de inmediato una mujer bajita apareció ente el.
-¿Grupo?- pregunto la mujer sacando un bloc y una lapicera.
-Somos el grupo "S"- contesto con su voz chillona el hombre, rebozando orgullo.
La mujer tildo en la lista del bloc.
-Bien, los estábamos esperando, adelante.
El grupo paso por la puerta y las chicas entraron al enorme patio. Las extensiones de césped a sus dos costados estaban celosamente cuidadas, tanto que ninguna chica se atrevió a pisar y salirse del sendero de troncos.
-Oye...- susurro Elizabeth a la chica rubia- ¿Que significa ser el grupo "S"?
-"S" de stripper.
-¡¿Sos stripper?!
-Pues claro ¿Que pensabas?¿Que iban a contratar bailarinas clásicas?
Adelante, la casa las aguardaba con un cartel que anunciaba "Bienvenidos a Ludge Garden", la mansión de dos pisos se encontraba inundada en gente que hablaba y se reía.
Subieron los escalones del porche y entraron a una gran habitación, el living estaba adornado con telas de un color azul eléctrico que caían del techo, donde también suspendido, se encontraba un dragón de papel escarlata que escupía humo de colores.
-Bueno, tengo que ir a trabajar- se despidió la muchacha de pelo dorado- que se diviertan.
-gracias, nos vemos después- exclamaron Padme y Neslee al unisono.
La joven les sonrió y se interno en el tumulto de gente. Las cuatro amigas se quedaron allí, paradas, mirando en todas direcciones. Sobre sus cabezas un hombre atravesaba el cuarto caminando sobre un alambre tensado, a su derecha sentados en una mesa, cinco individuos con ropajes de brillantes colores y turbantes de gasa, soplaban flautas mientras sus serpientes danzaban frente a ellos siguiendo la melodía.
En ese momento, un joven bajo las escaleras y de un pequeño salto quedo frente a ellas. En una mano sostenía una copa, llevaba unos pantalones brillantes y un abrigo de piel. Freddie Mercury las observo con ojos radiantes y juguetones, pero antes de que pudiera decir nada Elizabeth y Padme le saltaron al cuello.
-¡Te amo,Freddie!- grito Padme al barde de las lagrimas.
Freddie, algo confundido, le acaricio la cabeza
-Oh... yo también te quiero, cariño.
Padme se aparto enjuagándose los ojos y Freddie tomo a Elizabeth por los hombros.
-¿ Podríamos seguir esto después? Acaba de llegar una vieja amiga y tengo que saludarla- Elizabeth lo miro con ojos suplicantes, pero Freddie agrego- mas tarde bailamos ¿si?
-Si...
Después de que se fuera Fred,en el relleno del segundo piso, que abarcaba casi medio salón, colocaron una torta tan grande como una batería.
Tenia cuatro pisos y adornos con glasé amarillo canario. Se veía muy ¡Muy suculenta!... Hasta que una gorda en bikini le cayo encima. El pastel exploto desparramándose por el piso inferior, manchando a los invitados y al personal. Un pedazo con glasé se precipito hacia el brazo de Neslee, quien le dio una probadita y se sorprendió a sentir el exquisito sabor del limón.
Prendieron los parlantes y los invitados comenzaron a bailar con su música.
- Miren- dijo de pronto Kate apuntando hacia el interior de la casa.
En el comedor distinguieron dos figuras rodeadas de chicas. Roger y Brian.
Neslee detuvo aun mozo que pasaba por ahí. El muchacho carecía de demasiada ropa y sostenía una bandeja con copas, que las chicas se apuraron en tomar.
-Gracias.
El joven ,ladeo la cabeza y se mancho.
-Espero que nos de algo de valor- murmuro Padme- salud.
Después de vaciar el espumoso licor en sus gargantas,se pacieron en marcha. Atravesaron la habitación, pasando a una distancia prudente de los encantadores de serpientes, y entraron en el comedor.
Roger había desaparecido del lugar y Brian se encontraba contra la pared, arrinconado por una cuantas chicas del grupo "S".
-¡Vamos, Brian May! busquemos una habitación libre arriba.
-¡No!¡ Ven con migo!
Brian las miraba a todas con una expresión de pánico en el rostro.
-C...chicas... que tal si nos quedamos aquí mejor, charlando, con la ropa puesta...
Padme se abrió paso entre el tumulto, con una valor adquirido gracias a aquella copa furtiva, y le hablo directamente a Brian.
-Eh... disculpa, Brian- este la miro esperando recibir otra invitación insinuante, pero no fue así- Me han dicho que esta estudiando el polvo cósmico y bueno me preguntaba si podrías hablarme un poco sobre el tema...
A Brian le brillaron los ojos al escucharla y con una sonrisa radiante le tomo la mano.
-Tengo un telescopio Galileo arriba.
-Le dio en el clavo- dijo Elizabeth mirando como su amiga y el guitarrista salían huyendo del cuarto.
Las tres chicas volvieron al living siguiendo con la vista a Padme, que ya había subido las escaleras y corría por el relleno del segundo piso, esquivando la torta. En ese momento el personal hizo pasar a los invitados al patio trasero y las tres amigas intrigadas aceptaron la propuesta.
El patio estaba cercado con setos grandes y mullidos, al fondo había una cabañita y una mesa de jardín para tomar el te, mas cerca de la casa se encontraba una pileta y a su lado, en el pasto, habían construido un cuadrilátero con el piso hasta el borde de barro.
-¡Lucha en el lodo!- gritaron varios invitados a coro.
Dos chicas subieron el rin precedidas por un arbitro y con un silbatazo comenzó la pelea.
Una multitud grande se aglomero a su alrededor, mientras las chicas se revolcaban en el fango.
De pronto, un joven se colgó delos hombros de Kate y Elizabeth, llevaba una botella de ginebra bacía en la mano.
-¡John Deacon!- exclamo Neslee.
John sonrió.
-Si... ese... es mi...nombre... ¿Eres adivina? ¿O acaso bruja? No... tendrías que tener una escoba para ser bruja ¿Quieres que te preste una?
-Tiene una borrachera olímpica- dijo Kate mientra se apartaba.
-¿Me darías un autógrafo, John?- le pidió Neslee haciendo caso omiso de lo dicho por Kate.
John se alzo de hombros y saco un marcador del bolsillo.
-Siempre llevo uno ¡ Recuérdenlo! Si son famosas siempre anden con uno, hay que complacer a los fans...
Neslee se dio cuenta que no tenia ni un triste pañuelo descartable para hacer que la firmase, así que dijo.
-En la espalda por favor...
Cuando termino, el arbitro de la lucha hablo.
-Un fuerte aplauso a las dos contrincantes... Bien, ahora pasaremos a invitar a alguna voluntaria para subir a luchar ¡Vamos chicas, no sean tímidas!
-¡Ella lo hará!- grito John apuntando a Kate.
-¡ Excelente! Ven querida, te explicare las reglas.
Kate miro a John con una furia asesina tal, que hizo que este se escondiera detrás de Elizabeth.
-Sera pan comido para ti- acoto Neslee distrayendo a su amiga de John.
-Lo se, pero no quiero arruinar asta ropa.
-¡Sube ya!
Kate suspiro y se encamino hacia el rin.
Mientras el arbitro hablaba con Kate, Neslee, vago con la mirada el lugar, recorrió las ventanas de la casa y se detuvo en seco en una. Sin pensarlo entro a los tropicones de vuelta en la mansión, surco el living casi vació y subió las las escaleras. Entro en la habitación que había visto desde afuera.
Dentro una multitud pequeña de chicas rodeaba a Roger Taylor, que estaba subido a una motocicleta. También junto a la ventana abierta (donde había visto de soslayo a Roger), se encontraba una rampa improvisada.
-¿Alguien a visto mi casco?- pregunto Roger.
Neslee vio el casco cerca de ella, colgadito en un perchero, lo tomo y se acerco al muchacho rubio.
-miren lo que me encontré por ahí...- dijo ella haciendo girar el casco.
Roger dibujo una sonrisa juguetona al verla.
-Que bien que lo encontraste, preciosa-
-No me digas que vas a saltar por la ventana ¿o si?
-No, solo no...- dijo tirándola hacia si.

Padme y Brian se encontraban en el techo de la casa, donde habían encastrado el telescopio entre las tejas.
-Bueno... primero y principal, el polvo esta compuesto por partículas menores de 100 micrómetros y en grandes proporciones puede llegar a formar nebulosas o cúmulos abiertos...
~No le entiendo nada~ pensó ~pero es tan lindo que no puedo dejar de mirarlo~
-Bien...- concluyo Brian tumbándose en el techo- fue agradable explicarte, casi nadie quiere escucharme hablar a demás de los chicos... ¿como te llamas?
-Padme Rathbone- respondió Pad haciendo lo mismo.
-Lindo nombre, Padme- dijo el después de un rato.
Antes estas palabras el rostro de ella enrojeció. Brian se incorporo sobre un codo.
-¿Que tal si jugamos a algo? Sera divertido- propuso con una sonrisa picara y los ojos recorriendo el cuerpo de Padme.
A Padme le temblaron las rodillas y el pulso se le acelero.
-¿Que ...?- logro balbucear en el momento en el que el guitarrista se le tiraba encima y la empujaba contra las tejas.
-Eres muy hermosa...
Padme tomo a Brian del cuello de su camisa y apoyo sus labios contra los de el. Comenzó lento, como degustándose, hasta que un fuego nacido en lo profundo de los dos volvió el beso un juego exquisito y devorador.
Brian le mordisqueo un poco los labios y luego bajo por su clavícula hasta el cuello, dejandole marquitas rojas. Sus manos acariciaron las piernas de ella por debajo de su falda.
Padme le desabrocho la camisa de un tirón y rodeo la espalda de Brian con sus brazos, atrayendo mas a su cuerpo.

Mientras tanto en el jardin, Kate echa una furia tomo la cabeza de su contrincante y la estrello contra el piso del rin, en un espeso charco de lodo.
-¡Kate!- grito Liz- ¡Respira profundo y preocupa no matar a nadie!
El arbitro dio como terminada la pelea y echo a Kate del cuadrilátero.
-Pero que blandos- gruño Kate ya al lado de su amiga y de John.
-Estas echa un asco- murmuro Liz.
Kate se miro los brazos y el torso. Tenia la ropa rasgada y muy manchada.
-¿Pero que te sucedió?- pregunto una voz melodiosa.
-¡Fred!- dijo contento John mientras se le tiraba encima.
-Te has pasado de mano con la ginebra ¿no, Jonny?
-Tal vez- le contesto al oído-¿ Quieres ver que tanto?
-Tengo frió- murmuro Kate agarrándose el torso.
Freddie rebusco en los bolsillos de su tapado y saco una llave.
-John, querido, lleva a esta niña a mi cuarto y dale algo de ropa- dijo entregándole la llave.
-Gracias- musito Kate siguiendo al bajista.
-De nada, cariño.
Freddie se quedo con Elizabeth quien lo miraba maravillada.
-Bueno- repuso Fred tendiéndole la mano- Vamos a bailar, yo siempre cumplo mis promesas.
Al entrar ellos a la mansión una moto salio disparada por la ventana hacia el patio. En la motocicleta montaba Roger y Neslee. Ella llevaba el casco puesto y se afirmaba muy fuerte a la cintura de Roger.
Por la venta se apiñaron las chicas victoriandolos. Roger se soltó de la moto, la cual se precipito en la pileta y ellos entraron en el agua unos metros mas atrás.
El agua estaba helada y el cloro hacia picar la nariz, Neslee salio a la superficie buscando aire y Roger apareció a su lado salpicando.
-¿ Estas bien?- pregunto bastante agitado.
-Aun estoy temblando- contesto ella tratando de no tragar agua.
- Pero aun así fue genial- Roger sonrió radiante mente.
Nadaron hacia una orilla y se subieron al borde. Roger se sacudió el cabello con las manos y Neslee sintió como se le encogía el estomago.
-¿Me has dicho tu nombre por casualidad?
-Neslee.
Roger le tendió la mano y ella se la estrecho, pero para su sorpresa el agacho la cabeza y deposito un beso en sus nudillos. Ella rió.
-¿Que ocurre?- pregunto Roger.
-Nada... solo que me dio un poco de cosquillas.
Roger dibujo una sonrisa de oreja a oreja.
-Ahora si que te voy a hacer cosquillas- dijo al momento en que le recorría la panza con los dedos. Neslee echo a reír.
Se re volquearon en el pasto hasta que ella logro sujetarles las manos.
-¡Ja!¿ y ahora que vas a hacer?- dijo Neslee en tono arrogante.
y antes de que pudiera darse cuenta Roger la beso.

El sol estaba saliendo en el horizonte y le dio de lleno en el rostro a Padme. Esta abrió los ojos, se encontraba recostada en el techo tapada con una camisa y Brian estaba junto a ella aun dormido. Casi no había nadie en el living, solo los empleados que limpiaban los restos de la fiesta y algún que otro resagado. Entre ellos estaba Elizabeth que se refregaba los pies por tanto bailar con Fred, que en ese momento le había ido a traer hielo.
Estaba tan cansada que se apoyo contra una pared y lentamente las parpados se le serraron.
En el segundo piso, Kate se encontraba encerrada en el baño con John. Este había visto una una cucaracha y , aun tinquiado, habia entrado despavorido al baño donde se encontraba bañando Kate y echo llave.
-¿ y se puede saber donde la metiste?- pregunto ella revolviendo las estanterías.
-No me acuerdo- murmuro John que se presionaba la frente- me duele la cabeza...
Kate suspiro y se sentó en el suelo, al lado de John.
-Recuéstate y trata de dormir- dijo ella poniéndose una toalla sobre las rodillas.
John apoyo la cabeza en su regazo y se quedo dormido al instante, al igual que Kate.

Siguiendo el pasillo, la ultima habitación la ocupaban el baterista y la chica del casco. En la cama del cuarto, Roger se giro apartándose de arriba de Neslee.
-Que cansancio- dijo ella bostezando.
-Sale el sol y nosotros recién vamos a dormir... Que murciélagos.
Neslee rió por lo bajo y se acurruco junto a Roger hasta que el sueño le serró los ojos.

Una oscuridad cálida la envolvía, olía a frutilla, era la fragancia a sabanas que reconocía muy bien. Neslee estiro los brazos buscando a Roger, pero no lo ayo. Se incorporo en la cama pesadamente y casi pega un grito.
Estaba en la habitación de su departamento de estudiante en París.
Miro a sus costados, donde dormidas en sus camas se encontraban sus amigas. Sintió como que una pelota de metal le caía en el estomago ¿Nada había sido real?¿Solo se trataba de un sueño?
Se desprendió de las colchas y se vio que tenia el piyama puesto. La desilusión la embargo al darse cuenta que nunca y probablemente jamas podría conocer a su banda favorita ni ir a una de sus gloriosas fiestas.
Arrastro los pies por el suelo hasta el ropero, lo abrió y en el interior de la puerta había un espejo. Se desprendió de un tirón de su piyama, quedándose en ropa interior.
-Oye, Ness...- escucho murmurar a su hermana que se acababa de despertar- tienes algo en la espalda.
Neslee se palpo la espalda pero no sintió nada.
-aun lo tienes...
Se dio vuelta para mirarse el cuerpo y comprendió a que se refería Padme. Tenia una mancha negra en la parte baja de la columna. Se aproximo al espejo y se le dio un vuelco el corazón.
Un poco emborronada pero aun visible se encontraba la firma de John.

FIN.
avatar
Ness Taylor
all dead all dead
all dead all dead

Cantidad de envíos : 9
Edad : 21
Fecha de inscripción : 14/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.